Actuaciones sobre puentes térmicos para mejorar la eficiencia energética

puente térmico

Se consideran puentes térmicos las zonas de la envolvente del edificio en las que se evidencia una variación de la uniformidad de la construcción, ya sea por un cambio del espesor del cerramiento, de los materiales empleados, por penetración de elementos constructivos con diferente conductividad, etc., lo que conlleva necesariamente una minoración de la resistencia térmica respecto al resto de los cerramientos. Los puentes térmicos son partes sensibles de los edificios donde aumenta la posibilidad de producción de condensaciones superficiales, en la situación de invierno o épocas frías.

Los puentes térmicos más comunes en la edificación son:

  • Puentes térmicos integrados en cerramientos: Pilares integrados en cerramientos, cajas de persiana, contorno de huecos y lucernarios.
  • Puentes térmicos formados por encuentro de cerramientos: Frente de forjados en las fachadas, uniones de cubiertas con fachadas.
  • Puentes térmicos formados por encuentro de pretiles con forjados: Frente de forjados en las fachadas, uniones de cubiertas con fachadas.
  • Uniones de fachada con losa o solera, o con muros: Unión de fachada con losa o solera, o con muros.
  • Esquinas o encuentro de fachadas.
  • Encuentro de tabiquería interior con fachadas.

La principal medida de mejora para los puentes térmicos, es como se ha comentado, evitarlos con las buenas prácticas constructivas, de modo que se puedan evitar los puntos fríos en las paredes interiores, de forma que se eviten las incomodidades y la condensación interior. Tendremos especial atención con la utilización del aislante por el exterior y de que los elementos principales de la estructura no queden expuestos a la intemperie.

¿Prefiere que le LLAMEMOS?

Introduzca su teléfono

Siguenos en Facebook