Presupuesto Certificado Energético Arroyo de la Miel Málaga

Nombre (requerido)

Teléfono (requerido)

Email (requerido)

Localidad (requerido)

Tipo de Inmueble (requerido)

Superficie del inmueble en metros (requerido)

Plano a escala (requerido)
  No

Observaciones

captcha

 

Calle Severo Ochoa 27  C.P. 29590 Málaga

Tel. 659 129 858 || 952 398 936

info@certificadosenergeticosmalaga.es

 

 

 

Arroyo de la Miel es una localidad perteneciente al municipio de Benalmádena, provincia de Málaga, en la comunidad autónoma de Andalucía (España). Es uno de los tres núcleos urbanos y distritos que conforman el municipio de Benalmádena, junto con Benalmádena Pueblo y Benalmádena Costa. Aunque el crecimiento urbanístico hace ya casi imperceptible la distinción entre ellos, aún poseen señas de identidad que los diferencian.

Arroyo de la Miel limita al sur con el del núcleo urbano de Benalmádena Costa y, al oeste, con el de Benalmádena Pueblo, al norte con el municipio de Alhaurín de la Torre y, al este, con el de Torremolinos. Está estructurado en torno a la carretera A-368 (Mijas-Torremolinos) que cruza la localidad en calidad de travesía urbana (Avenida del Tívoli, Avenida de la Estación y Avenida de la Constitución).

Los primeros indicios humanos fueron localizados en la cueva del Toro, a unos 500 m. de altura en la falda del monte Calamorro. Se trata de pinturas rupestres datadas sobre 35000 años a.C. Otras culturas y pueblos, como fenicios y romanos dejaron huellas de su presencia. Aunque el nombre de Arroyo de la Miel ya aparece en los libros de los Repartimientos tras la conquista cristiana de la zona a finales del siglo XV, es posible que este fuera de origen árabe, y que los cristianos hicieran una traducción literal del mismo, ya que todavía no habían tenido tiempo de renombrar los lugares recién conquistados.

No obstante, Arroyo de la Miel no existirá como núcleo urbano hasta finales del siglo XVIII, fecha en la que el italiano Félix Solesio compra unos terrenos en la zona para crear un complejo industrial con el fin de fabricar papel para la Real Fábrica de Naipes de Macharaviaya, de la que era dueño. A partir de aquí surgen las primeras casas destinadas a albergar a los trabajadores.

Tras la quiebra del complejo papelero a principios del siglo XIX, los terrenos se venden en parcelas entre sus acreedores, dando lugar a la actual Plaza de España (conocida entre los lugareños como el Corralón). Hoy sólo se mantiene el edificio de La Tribuna, recientemente restaurado.[2] Esta zona está considerada el embrión de Arroyo de la Miel, y a partir de la cual se desarrollaría el pueblo, conociendo tres momentos de bonanza económica que condicionarían su crecimiento urbano: la llegada de inversores en busca de tierras de cultivo a mediados del siglo XIX, la llegada del ferrocarril a principios del siglo XX y el desarrollo del turismo a partir de la década de 1960.

La pérdida de las vides y las epidemias que se suceden hace mella en la población, también el aumento del paro y la emigración del hombre, alargándose hasta el siglo XX. Poco a poco se van vendiendo las tierras del cortijo a trabajadores, construyendo allí sus casas y terminando por conformar lo que hoy conocemos como el casco antiguo de Arroyo de la Miel.

A partir de 1960 algunos promotores turísticos adquirieron terrenos en la costa, zona actualmente conocida como Solymar. En aquel momento no existía una denominación para esta zona y se le llamaba simplemente “la carretera de Málaga a Cádiz”, e incluso se atribuía erróneamente a Torremolinos, por lo que para acabar con esta confusión se optó por llamarla “la carretera de Cadiz a Benalmádena Costa”.

Al mismo tiempo, en Arroyo de la Miel se desarrollan las primeras infraestructuras y mejoras: se asfaltan las calles, se coloca el alumbrado público y se crea la red de agua potable y alcantarillado hasta convertirse en la importante ciudad que hoy conocemos.

¿Prefiere que le LLAMEMOS?

Introduzca su teléfono

Siguenos en Facebook