Presupuesto Certificado Energético Villanueva de Algaidas Málaga

Nombre (requerido)

Teléfono (requerido)

Email (requerido)

Localidad (requerido)

Tipo de Inmueble (requerido)

Superficie del inmueble en metros (requerido)

Plano a escala (requerido)
  No

Observaciones

captcha

 

Calle Severo Ochoa 27  C.P. 29590 Málaga

Tel. 659 129 858 || 952 398 936

info@certificadosenergeticosmalaga.es

 

 

 

 

Villanueva_de_AlgaidasVillanueva de Algaidas es un municipio español de la provincia de Málaga, en la comunidad autónoma de Andalucía. Se encuentra situado al noreste de la provincia, en la comarca de Nororma y dentro de partido judicial de Archidona.
Su término municipal ocupa una superficie de 75 km². Su población, según datos de 2009, es de 4.560 habitantes.

El núcleo urbano de Villanueva Algaidas se asienta junto al cerro Villeta siendo su cota más baja de 510 msnm y la más alta 580 msnm.
Las tres cuartas partes del municipio de Villanueva de Algaidas poseen margas y margocalizas. Al sur del municipio se sitúan dos sierras con cierta entidad: la Sierra de Arcas, en el sur más occidental, y la Sierra de Pedroso, en el sur más oriental. La primera formada por dolomías y calizas blancas por su extremo norte, mientras que en su vertiente encontramos calizas grises con sílex y margocalizas.
La mayor parte del suelo del municipio propiciado por causas físicas sin riesgo de heladas constantes y la adaptabilidad al terreno llano y sobre todo ondulado, favorecen el cultivo del olivar con 81,7 % del total de los terrenos cultivados. Aparecen además por toda la zona y cada vez adquiere mayores proporciones los cultivos de trigo, cebada, garbanzo, habas, girasol y anís.

Su clima se caracteriza por un invierno frío, llegándose a alcanzar los 7º bajo cero. Los veranos calurosos, rondando los 40º, y una sequía estival bastante acentuada como característica general de toda la comarca, no llegando a recogerse más de 30 l/m² en el período estival, ni siquiera sumando los meses de junio a septiembre llegan a recogerse la cantidad antes significada. La temperatura media oscilará los 16 ⁰C, se registran aproximadamente unas 2700 horas de sol al año, y de precipitaciones unos 625 l/m².

En la población de Villanueva de Algaidas, al igual que la mayoría de municipios de la comarca se acentúa una disminución en la tasa de la natalidad con cierta tendencia al envejecimiento de la población.
La población se distribuye ne varios núcleos: La Atalaya, La Parrilla, El Albaicin y Zamarra. La barriada de Zamarra es un conjunto de cortijos rurales. Su principal característica es la ausencia de un núcleo de viviendas. Entre los cortijos hay grandes hectáreas de olivar, en esas hectáreas se cultiva especialmente oliva hojiblanca, aunque hay sectores que están cultivados con olivos manzanillos.

El origen del nombre de la nueva villa de las Algaidas es un vocablo árabe que significa bosque, para algunos arabistas tupido, espeso, y para otros monte verde o alegre. El topónimo traducido correctamente sería Villanueva de los Bosques.

Villanueva de Algaidas tiene su origen en la fundación del Convento de Nuestra Señora de la Consolación de las Algaidas, autorizada en 1566 por Pedro Téllez Girón, primer Duque de Osuna, en favor de la Congregación de los Padres Recoletos de San Francisco de Asís. Alrededor del convento surgirían pequeños núcleos de población (Atalaya, Zamarra, Albaicín, Parrilla, Rincona y Barranco del Agua) que dieron lugar al municipio de Villanueva de Algaidas al segregarse estos núcleos del municipio de Archidona el 26 de agosto de 1843.
Sin embargo, existen vestigios de asentamientos en la zona mucho más antiguos. La necrópolis de Alcaide, situada en los límites del municipio de Antequera a unos 3 km. de la localidad, data del período calcolítico y constituye un conjunto de tumbas excavadas en la roca de 3500 años de antigüedad. A través de los restos de “Tegulae”, cerámica romana hallada en el paraje de la Villeta, se constata también la presencia de un asentamiento romano.
Su principal medio de vida residía en los bosques que circundaban el entorno y con el que surtían de madera a la Marina Española, además del aprovechamiento de la bellota. La cercanía de aquellos inmensos bosques convierte a los monjes franciscanos en expertos en el tratamiento de los males de los árboles, principalmente encinas, que crecían apiñados.
El cuidado y explotación de los bosques era la principal y más lucrativa tarea de los lugareños. En el año 1628, según las crónicas, peligró la riqueza forestal a causa de un gusano que se cebaba en los árboles de bellota. Se acudió a los servicios de los franciscanos, que dieron la fórmula para luchar contra el mal como en otras ocasiones había ocurrido. El remedio, seguido de un conjuro, no erradicó la enfermedad. Unos años más tarde se reprodujo, recurriéndose entonces a las buenas artes de otro franciscano, fray Juan de Castro, que se hallaba en un convento de Motril, a quien le ofrecieron una buena limosna y le pagaron “la cabalgadura”.

Con relación a la actual Villa Nueva de Algaidas, cabe decir que, en carta del Duque de Osuna dirigida a la villa de Archidona en 27 de enero de 1761, se ordenó que se le mandasen dos nombres para elegir el que había de ser regidor de aquella barriada, ya que este cargo era necesario por haber en aquel partido más de doscientos moradores. En cabildo 3 de febrero de 1761 fueron propuestos Francisco Aguilera y Fernando Guerrero, el cual resultó ser elegido.
En el Libro de Actas Capitulares de Archidona hay una certificación de la Comisión conferida por la Excma. Diputación Provincial para la separación y señalamiento de término de la población de Algaidas, de fecha 26 de agosto de 1843.
En dicha certificación consta que en la mañana de dicho, en una de las salas del extinguido Conventode San Francisco, Parroquia de la Consolación en aquel entonces, se reunieron las comisiones nombradas por los dos ayuntamientos, juntamente con el alcalde de Antequera, con objeto de acordar el deslinde de ambos pueblos.
Además del Convento de Franciscanos “hubo en las Algaidas las ermitas de la Atalaya, el Albaicín y la Parrilla, siendo sus titulares San Juan Bautista, Nuestra Señora del Socorro y la Virgen del Rosario”.

Yacimiento de la Villeta: se ha detectado la presencia de un taller lítico encuadrado en una secuencia cultural del Calcolítico-Bronce. Sus restos materiales vienen representados por una serie de núcleos, lascas, etc., así como una gran proporción de restos de talla, todo ello en sílex de buena calidad y coloración variada procedente de otro lugar. En lo alto del Cerro de la Villeta, dominando toda la zona circundante, se ubican una serie de estructuras muradas, formadas por materiales de piedra arenisca de mediano y pequeño tamaño, sin trabajar y unidas a seco. Todas ellas parecen circunvalar la cima y son visibles un par de recintos. Los fragmentos abundantes de cerámica confeccionada a mano, sin restos de decoración, pueden ser indicadores de un pequeño recinto fortificado de época contemporánea a las Cuevas del Alcaide. Los abundantes vestigios arqueológicos encontrados nos hacen pensar en la implantación de un núcleo poblacional muy acusado en un espacio rico en recursos hidráulicos, muy cerca del arroyo Burriana, y agrícolas, que hicieron de éste un excelente lugar para la ubicación de un hábitat que, desde la época prehistórica, se ha venido manteniendo hasta nuestros días.
Los siguientes restos arqueológicos documentados nos trasladan ya a la época romana, siendo numerosos los lugares donde se ubicarían estos primitivos pobladores: Atalaya, Zamarra, las canteras de las Peñas, riberas de los arroyos, etc. Merece la pena destacar un herma dionisíaco encontrado al realizar la demolición de una casa situada en el barrio de la Atalaya y que por sus cualidades artísticas debió pertenecer a algún taller provincial de época bajoimperial.
Iglesia Rupestre: a 1 km de Villanueva de Algaidas por la carretera local que la une con Cuevas Bajas, se encuentra la iglesia rupestre, labrada en su totalidad en roca arenisca, datada entre los siglos IX-X y perteneciente al grupo de las iglesias eremíticas rurales. Forman el conjunto dos cavidades independientes entre sí y muy desiguales en su tamaño. La mayor es la iglesia propiamente dicha, que consta de tres naves, y la menor es un hueco de unos 11 metros cuadrados.
Convento de Recoletos de San Francisco de Asis: titulado de Nuestra Señora de la Consolación de las Algaidas, fue fundado por el primer Duque de Osuna, don Pedro Téllez Girón, en el año 1566, dotándolo de un “situado diario de pan”. El día 30 de noviembre del citado año, fue concedida la licencia para la fundación por el entonces Obispo de la Diócesis de Málaga don Francisco Blanco y Salcedo. Junto al Convento encontramos uno de los restos más interesantes de la población. Se trata de un conjunto mozárabe compuesto por tres dependencias excavadas en la roca, destinadas a usos religiosos y ocupadas por los ermitaños y anacoretas citados en las Crónicas Franciscanas que dan cuenta de la fundación del Convento.

-La administración política de la ciudad se realiza a través de un Ayuntamiento de gestión democrática cuyos componentes se eligen cada cuatro años por sufragio universal. El censo electoral está compuesto por todos los residentes empadronados en Villanueva de Algaidas mayores de 18 años y nacionales de España y de los restantes estados miembros de la Unión Europea. Según lo dispuesto en la Ley del Régimen Electoral General,3 que establece el número de concejales elegibles en función de la población del municipio, la Corporación Municipal de Villanueva de Algaidas está formada por 11 concejales.
Las primeras elecciones municipales tras la restauración de la democracia en España fueron ganadas por el Partido Socialista Obrero Español de Andalucía (PSOE-A), partido que desde entonces se ha alternado en el poder con Izquierda Unida Los Verdes-Convocatoria por Andalucía (IULV-CA). En la legislatura vigente (2007-2011), IULV-CA tiene 6 concejales frente a los 5 que tiene el PSOE-A.

-El regadío se ciñe exclusivamente a huertas y frutales, localizados sobre todo entre franjas. La más grande en el extremo este, en el límite con Villanueva de Tapia, donde las huertas son de considerables extensiones y siguen el curso del río Genil. La segunda zona junto al límite de Archidona siguiendo el arroyo de la Moheda. Por último en los alrededores del pueblo con pequeñas dimensiones y dedicadas sólo y exclusivamente al consumo familiar.
El viñedo, aunque fue un cultivo muy extendido, es testimonial su presencia en el municipio, localizado junto al pueblo y en parcelas muy pequeñas, su fruto se utiliza para la obtención de vino, siendo la variedad de la Pedro Ximénez.
Por último el erial se sitúa en las inmediaciones de los núcleos de población y normalmente son parcelas de cultivos abandonadas que han propiciado el nacimiento del matorral.

-Fandangos de Algaidas; conocido también como Fandango de Zamarra o Fandango de Arriba, este baile tiene una antigüedad de entre tres y cuatro siglos. Se bailaba en las llamadas “Fiestas de Palillos”, que congregaban a los habitantes de los diseminados de la zona. Tanto el baile como el cante y la música tienen características propias que lo distinguen de malagueñas y verdiales.
-La repostería que se produce en las distintas confiterías de la localidad. También son importantes los derivados del cerdo como el relleno de carnaval, y el aceite de oliva virgen, cuya calidad ha sido reconocida con varios premios nacionales.

¿Prefiere que le LLAMEMOS?

Introduzca su teléfono

Siguenos en Facebook